Si No Tienes Pasión, ¡Muévete!

by Mabel Sobalvarro
in Blog
Visto: 549

Mucho hemos leído sobre la importancia de dedicarnos a lo que por naturaleza nos gusta, “No hay mejor cosa que trabajar en lo que te gusta y que todavía te paguen”, si alguien puede decir eso, está en el cielo. En la vida real es difícil aplicarlo, estamos en un mundo donde siendo honestos, es una obligación trabajar y muchas personas no tienen la oportunidad de hacer lo que realmente les gusta. El detalle está en si esa obligación la seguimos viendo así o la transformamos en una pasión.

Un par de noches atrás fui testigo de la muerte de una persona en un accidente automovilístico. Eran pasadas las 9:30 de la noche y saliendo de una farmacia vi como un vehículo atropelló a un peatón y lo lanzó metros de distancia como un muñeco de trapo. Lo primero que dije fue: “lo mató”. A mi lado estaban dos oficiales de policía que unos segundos antes estaban dentro de la farmacia conmigo comprando algo de tomar. Yo estaba en estado de shock, no estoy entrenada para reaccionar en ese tipo de situaciones y dos de mis hijos me esperaban en el carro. Solo pude marcar mi teléfono para llamar al 118 que es el único numero de emergencia que conozco. Veo a mi lado y observo que los dos policías, están viendo el accidente tomando su jugo como dos espectadores más. En ese momento vinieron muchas preguntas a mi cabeza: ¿Por qué no reaccionaron instintivamente al ver el accidente? ¿Por qué no salieron corriendo para ver si podían ayudar al accidentado? ¿Por qué no se acercaron al lugar del accidente? ¿Por qué ciudadanos comunes si salieron corriendo para ver que podían hacer y ellos no? ¿No es que la policía debe velar por la seguridad? Mi mente buscaba como excusarlos: “quizás estaban cansados, la verdad no es su responsabilidad, ellos no son paramédicos, no son doctores”, pero la verdad no podía entender porque no reaccionaron de acuerdo con su principio: “Policía Nacional, a tu servicio siempre”. Al cabo de unos minutos recordé mi experiencia en Talento Humano, si las personas hacen las cosas por obligación, se limitan a eso, a cumplir esa obligación y su jornada laboral. Mi objetivo no es juzgar el comportamiento de los policías, por el contrario, es comprender el porqué de ese comportamiento.

Al día siguiente fui al hospital de niños quemados porque uno de mis hijos sufrió un accidente semanas pasadas, nos citaros y a pesar que llegamos por tres días seguidos antes de las 7 de la mañana, no nos atendían, necesitaba que valoraran a mi hijo porque otro médico más joven y amable nos pidió que lo lleváramos esos días para ver si iba a requerir de un procedimiento más fuerte. Después de esperar salió un médico mal humorado y nos preguntó de mala manera que queríamos, después de explicarle e insistirle que lo revisara, nos atendió. El médico, al final de atenderlo, hizo un comentario “ahorita solo venimos los que estamos obligados a estar acá” inmediatamente comprendí su mal humor y la falta de interés por atender a mi hijo.  

Es verdad…todos tenemos que trabajar, es nuestra obligación y digo todos porque incluso las amas de casas lo hacen. Sin trabajo no hay salario y sin salario, no hay comida, techo, escuela y demás, pero en nosotros está convertir esa obligación en una pasión. Encontrar la importancia de cada uno de nosotros en el sistema y subsistemas que conforman la organización donde trabajamos; saber de manera consiente que somos parte de ese equipo donde mi trabajo por muy grande o pequeño que sea suma al cumplimiento de las metas y objetivos de algo más grande que nosotros; es lo que hace que nos apasionemos por lo que hacemos. Debemos estar consientes de como mi trabajo y actitud afecta positiva o negativamente nuestro entorno y las personas que nos rodean.

Si sientes que no tienes pasión en lo que trabajas, muévete, haz algo, y eso no significa que abandones lo que estas haciendo, por el contrario, encuéntrale el gusto, no trabajes por obligación, trabaja por vos, por la importancia de ser una parte particular que forma un todo que esta al servicio de los demás. Pero si ya sientes que por mas que intentes no logras encontrar nuevamente esa pasión, entonces sí; vete, recárgate y avanza. No llegues a ser un zombi en una organización, no seas un policía por obligación y necesidad.

Si lograste encontrar esa pasión, transmítela y contagia a los que te rodean sobre todo si tienes personas a cargo. Convierte a tu equipo de trabajo en personas de alto desempeño apasionándolos por lo que hacen y veras que no solo trabajaran para cumplir un horario laboral y devengar un salario. Se un motor de cambio para convertir una empresa apasionada por lo que hace. Prioriza para este próximo 2018 en tu plan estratégico laboral y personal tomar acciones que incrementen tu pasión y las de tu equipo de trabajo. Invierte tiempo y considérelo un pilar para todas las áreas de tu vida: trabaja, estudia, cocina, baila, juega, ama, vive con pasión y tus momentos de felicidad se multiplicarán 7 veces 7 tanto en lo laboral como personal y espiritual.

Les deseamos a todos un apasionado 2018.

 

 

Leave your comments

Comments

  • No comments found