El desafío del ahorro

by Leonel Arbizú
Visto: 640

En esta ocasión vamos a hablar de un tema importante para todos, el ahorro, el cual podrá ser visto de diferentes formas según el individuo, institución o el Estado, según su condición.

¡Bueno explíquenme!, ¿De qué se trata esto del ahorro!

 

El ahorro consiste en conservar parte de producción del presente para utilizarse en el futuro ya sea a través de una inversión o el consumo. Por lo tanto, para lograr el ahorro podemos basarnos en plan riguroso individual o familiar y si se trata del Estado con un conjunto de políticas económicas y fiscales complejas.

¿Y por qué resulta todo un desafío?

En general el ahorro siempre resulta un desafío y en sectores con menores ingresos ni digamos, de hecho, el tema lo ven como una utopía y en ocasiones lo califican como insultante cuando se vive en extrema pobreza. Si bien es una realidad que los habitantes de países en desarrollo tienen la mitad de probabilidad de tener una cuenta de ahorro comparado con los habitantes de países ricos, el lograrlo es resultado de una sinergia de elementos que actúan a favor o en contra.

¿Pero qué sucede con cada individuo?

Cuando no logramos visualizar el valor de los beneficios futuros versus satisfacer placeres del consumo en el presente, lo cual llamaremos “miopía económica” el asunto se complica, no obstante, con autocontrol y disciplina lograremos ese ahorro deseado. 

¿Y cuáles son esos esos elementos que actúan a favor o en contra del ahorro?

Iniciemos con el sistema financiero como un actor clave, implementan políticas de captación de fondos, pero se requieren de incentivos realmente atractivos para los ahorrantes, esto en el largo plazo impulsaría una inversión autosostenible con capital nacional y el crecimiento económico, sino de lo contrario con el agresivo crecimiento de deudas, colocación de préstamos de consumo y tarjetas de créditos, solo es tiempo de esperar el ciclo.

¿Y qué hay de los gobiernos?

Ahora pensemos en los gobiernos y cómo influyen en la cultura del ahorro. Veámoslo de la perspectiva de la enseñanza pública, ya que al incorporar una materia de educación financiera en los planes de estudio desde el preescolar hasta la secundaria pueden marcar la diferencia, siendo las universidades que deben asegurar la continuidad.

¿Qué sucede desde las empresas?

Para los adultos, nuestro segundo hogar. En la empresa podemos desarrollar una cultura de ahorro haciendo uso eficiente de los recursos. Téngase en cuenta que, si la empresa se dirige forma inteligente e implementa procesos de Mejora Continua (Kaizen), agrega o desarrolla tecnología, todo bajo un enfoque de sostenibilidad logrará generar ahorros y aumentar su productividad. ¡Esperen!, para que esto funcione depende del alma de las empresas, las personas, eso sí “ganar-ganar” para que todos estén motivados y comprometidos.

¡Bueno, el reto empieza en casa!

Todo inicia con la educación en casa, la tarea es de nosotros los padres educar a nuestros hijos no sólo en valores, principios, etc. sino agreguemos la responsabilidad de educarnos y educarlos en la administración financiera, pues se trata de lograr estabilidad en su futuro. Por lo tanto, el reto es romper paradigmas, pues está demostrados por diversos estudios que la principal barrera para ahorrar está más relacionada con el aspecto psicológico que con el área financiera.

¿Tomamos acciones?

Sobre gastar menos, pensemos en un primer momento sobre los “placeres del consumo”, se trata entonces de tomar acciones, quitar gastos hormigas o elefantes que devoran nuestro presupuesto, quitar vicios o gustos a los que no quisiéramos renunciar, es por ellos que si nos cuestionamos sobre nuestros hábitos de vida podemos entonces reflexionar como nos vemos envueltos por este nuevo mundo del consumo. 

Es preciso romper y superar estos paradigmas del “no puedo”, de modo que podamos asumir una mentalidad y actitud positiva y, como consecuencia de ello cambiar y empezar a ahorrar para nuestro futuro y de nuestros hijos. 

¡Adelante, ahorrar y luego invertir!

Leave your comments

Comments

  • No comments found